lector felipe reyes

 

Por Ernesto González Barnert

 

Si de mí dependiera un curso de primer año de literatura universitaria, analizaríamos en cada clase cada una de éstas historias que juegan con el ensayo, la conjetura biográfica y la crítica. Crónicas en el más amplio registro de encuentros y desencuentros entre escritores fundamentales de Chile y del extranjero con los que el escritor Felipe Reyes (1977) arma un corpus arbitrario, un coto de caza, donde de fondo vemos la capa más superficial y la más profunda de la literatura en base a estos «animales literarios».

Ya en su trabajo Nascimento: editor de los chilenos se nos imponía como un autor ineludible, inteligente, sutil en tanto la arista para contar la historia del editor que es también la historia de la literatura chilena del siglo XX y sus escritores más relevantes.

Sin duda, como ensayista, en su amor por la literatura chilena, especialmente, logra con Un reflejo de agua movido por el viento imponerse como un autor central en estos días y que merece atención y lectura.

Es un autor que narra con soberbia, más allá de que discrepe de algunas conjeturas o acentos, un poco obvios, para la gallada como la mirada del personaje de Neruda omnipresente pero obviando al escritor.

Un librito breve, que retrata sus lecturas desde la pasión. Y siempre con espíritu lúdico, emotivo, sobrio y preciso.

Sí, se lo daría a un curso entero, porque este manojo de pequeñas historias por muy baladíes o anécdoticas que sean, son un trabajo de amor por la literatura profundo e indesmentible. Un libro que nos enseña a escribir y leer, la vida misma, a mirarnos y mirar estos animales de letras con habilidad y afición.

El oficio no es solitario, está lleno de fantasmas de carne y hueso, de hojas. Si de verdad te interesa la literatura este libro será un placer. Uno sale siendo un mejor escritor de su lectura. Es educación gratuita y de calidad sobre la vida, el oficio, la obseción literaria.

No dejen de leer estas pequeñas historias bien contadas que sirven de pretexto para conjeturar alrededor del misterio de la creación. Porque escribir no es un secreto, es un misterio. Porque la poesía –como diría Bonnefoy–, de estos relatos es más un acto que un escrito, un momento de la existencia en movimiento hacia su sentido.

Por Magdalena Vigneaux A.

 

lector paolo giordano la soledad de los numeros primos

 

 

Publicada en 2008 y ganadora del Premio Strega de ese mismo año, esta novela del físico y escritor Paolo Giordano se convirtió rápidamente en un bestseller internacional. Ha sido traducida a más de veintitrés idiomas. En 2010, además, fue llevada al cine por el director italiano Saverio Constanzo.

El autor utiliza la metáfora de los primos gemelos para referirse a la relación entre Alice y Mattia, los dos protagonistas. En efecto, los primos gemelos son números primos (números cuyos divisores son únicamente ellos mismos y el 1) que tienen un carácter más especial, pues solo se encuentran interpuestos por un número par (como el 11 y el 13, el 17 y el 19 o el 41 y el 43). Esa proximidad, que no llega nunca a estar tan próxima como para tocarse, correspondería a la que existe entre los protagonistas.

Tanto Alice como Mattia sufren un evento traumático en su niñez, que repercutirá en la conformación de sus personalidades y en sus vidas adultas. Son estas mismas heridas de la infancia las que, a su vez que marginan a los protagonistas de los demás, generan una unión entre ellos.

Esta novela, por tanto, es magistral en describir las distancias que nos separan de los otros, aunque también la distancia entre lo que vivimos internamente y lo que exteriorizamos. A fin de cuentas, por más excepcionales que sean las historias de Alice y Mattia, se trata de la soledad que todo ser humano experimenta en mayor o menor medida.

 

-------------------------------

*Magdalena Vigneaux Ariztía es Licenciada en Letras Hispánicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Magíster en Literatura de la Universidad de Chile. Ha realizado ayudantías en varias oportunidades, entre las que destacan la de la cátedra de Lengua Latina y su participación en el Programa de Lectura y Escritura Académicas de la Pontificia Universidad Católica. Ha participado en proyectos Fondecyt y Fondart centrados en estudios literarios. Sus intereses se dirigen a la documentación literaria, la edición de textos y la filología española.

 

De lo escrito en mi abanico –los haikús de la Senda de Oku de Matsuo Basho

(Editorial Noctámbula, Colección Omamori, 2019). Notas y Traducción de Marcela Chandía L.

 

Por Ernesto González Barnert*

 

lector matsuo basho de lo escrito en mi abanico los haikus de sendas de oku

 

Me gusta que «De lo escrito en mi abanico» siga secretamente esa gran máxima de Arquiloco: «un gran libro, un gran error». Y se proponga reversionar los haikus contenidos en la Senda de Oku, ese viaje espiritual y poético que emprende Basho (1644-1694), en plena madurez de su oficio y vida, cercano al fin, en 1689. Y prescinda del cuerpo en un hecho arbitrario, pero sólido.

La Senda de Oku, por llamarlo de alguna manera, dado la dificultad que plantea desde su título sigue siendo en occidente un libro relativamente joven, más aún en castellano, muy poco conocido y valorado, con menos de 60 años desde que aparecieran las primeras traducciones en inglés o castellano con Octavio Paz empujando la primera traducción.

Como decía Saúl Bellow nuestro trabajo es hacer libros nuevos de libros viejos. Y en esa dirección va el trabajo de la traductora directa del japonés, secreta poeta, Marcela Chandía, que ya me había sorprendido con el hermoso trabajo de Cien poetas, un poema. Colección de Ogura (Editorial Cuarto Propio). Un libro no solo volcado al castellano sino que con acento chileno, no «hiperionano». Y lo hace con el atrevimiento y desparpajo de recoger solo los haikus de este clásico de clásicos. Por lo demás poemas generalmente de cierre en Las Sendas de Oku. Y también sigue en espíritu este libro al no solo recoger los haikús de Basho sino de sus acompañantes incluidos por el mismo Basho en este viaje de rock star de la época. Una estrella en vida de la poesía del japón, en un viaje de madurez, en el que se propone reflexionar a través del viaje en lo hondo de su quehacer, sospesar las últimas respuestas, confirmar su maestría en el oficio y la literatura de la época.

Las Sendas de Oku es ciertamente un recorrido y repaso del que es, fue y será Basho. Un poeta espejeándose en el paisaje, con su entorno y las tradiciones locales. Observando sagazmente y con ternura la realidad y la profundidad de las cosas y las costumbres, con tintes surrealistas, oníricos, de metaficción. Un testimonio tanto de lo humano y divino, poético y espiritual de su época y del japón a través de la propia experiencia, la observancia y la amistad.

Por Magdalena Vigneaux A.*

 

lector maria jose ferrada kramp

 

Kramp -nombre que da título a la novela- es una marca alemana de productos de ferretería. D, el padre de M, es un vendedor de estos productos. M, con apenas siete años, empieza a trabajar en el rubro de las ventas, amparada por un padre «inconsciente» y por la falta de vigilancia de una madre ausente. Algunos años más tarde, M vuelve a transitar las rutas comerciales recorridas en su niñez.

Kramp es una novela sobre la memoria y las desapariciones: la de los muertos en dictadura, la de los pequeños y medianos negocios, y la de aquellos lugares donde vivimos nuestra infancia y que solo conservamos en nuestros recuerdos. En esta novela, se muestra cómo ordenamos e interpretamos el mundo a partir de lo que conocemos, pero sobre todo se nos pregunta por el cómo seguir interpretándolo cuando las herramientas que usábamos para hacerlo ya no están.

 

-------------------------------

*Magdalena Vigneaux Ariztía es Licenciada en Letras Hispánicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Magíster en Literatura de la Universidad de Chile. Ha realizado ayudantías en varias oportunidades, entre las que destacan la de la cátedra de Lengua Latina y su participación en el Programa de Lectura y Escritura Académicas de la Pontificia Universidad Católica. Ha participado en proyectos Fondecyt y Fondart centrados en estudios literarios. Sus intereses se dirigen a la documentación literaria, la edición de textos y la filología española.

 

lectorcl ediciones sherezade las banderas olvidadas luis rojas leal

 

Eduardo Galeano afirmó, en uno de sus tantos discursos sobre el fútbol, que pocas cosas ocurren en América Latina que no tengan alguna relación, directa o indirecta, con este deporte. Y cuánta razón tuvo, el fútbol cada vez gana más adherentes y está presente en cada ámbito de nuestra sociedad.

El libro de microficción Las banderas olvidadas, del autor Luis Rojas Leal y publicado por Ediciones Sherezade, hace gala de esta realidad a través de sus 48 microcrónicas. En esta obra, el fútbol recorre las páginas como el balón dentro de una cancha, desmenuzando detalles y pormenores del deporte rey.

Se destaca el carácter testimonial y la mirada periodística de cada uno de los relatos, aspectos que otorgan mayor veracidad y realismo -propios del género de la crónica- sin descuidar la esencia narrativa que va configurando cada historia. De esta forma, el autor conjuga detalles objetivos, trazos que va rescatando de la historia misma del fútbol, con elementos que permiten definir cada anécdota como una auténtica microcrónica.

¿Aún no tiene una cuenta? ¡Regístrese ahora!

Ingresar a su cuenta