Defensa

Necios, maliciosos al pedirme por muerta,
Muerta se hará entonces conmigo la esencia de la verdad,
De seres sin igual he nacido.
Ante ustedes sólo la defensa de mi crear asumo.
Con vos queda la fatua necedad de dar por verdadera
La presunción de mi culpa que tomáis por hecho.
La poesía altanera grita su exculpación:
¡No soy remedo de otra lengua,
Sólo la de mi yo creador!
Soplo al oído del que siente
Y ve con ojo de cíclope
Otros mundos que no veis vos,
Que esta será mi sentencia:
Que antes de negar mí arte,
Venga a mí el cadalso
y antes de detener la pluma
Que mueve mi sentir,
Vengan todos contra mí.
Pues antes de callar... prefiero… La Hoguera.

 

(de Cadalso, 2da. Ed. Nevenka Astudillo, Piélago 2019)

¿Aún no tiene una cuenta? ¡Regístrese ahora!

Ingresar a su cuenta